Virtualización de hardware sin la participación de terceros

Directrices de virtualización compilados como parte del kernel

La principal diferencia entre los Servidores Privados Virtuales KVM y la mayoría de los demás modelos de virtualización de hardware consiste en la propia tecnología de virtualización. Gracias a KVM, ha quedado en el pasado la necesitad de correr programas de virtualización adicionales en el host – en vez de esto, la secuencia de procedimientos de software que se necesitan se compilan como parte del SO del anfitrión. Así se reduce considerablemente aquella parte de los recursos que el servidor debe reservar para ejecutar módulos extra y en cambio deja estos recursos libres para los huéspedes creados en el servidor. La eliminación de este eslabón de comunicación extra además acorta los valores de timeout de entrada y salida, condicionando efectivamente el funcionamiento más rápido de su servidor VPS.
Virtualización de hardware sin la participación de terceros

Un empleo de los recursos mucho más eficiente

Cuotas del servidor a su plena disposición

Con la eliminación de la sobrecarga que comprende relacionada con la existencia de un nivel de virtualización adicional a través de la cual se encamina el flujo de datos completo en dirección al servidor principal, los Servidores Privados Virtuales KVM pueden gozar de un grado de utilización de los recursos del servidor muy mejorada. Los procedimientos de la virtualización KVM se caracterizan por una integración directa en el kernel del sistema operativo del host físico, lo que quiere decir que todos los Servidores Privados Virtuales se conectan con el hardware del servidor sin mediación. Este tipo de comunicación redundante reducida lleva a un rendimiento en condiciones reales mucho más rápido en comparación con otros sistemas de virtualización.
Un empleo de los recursos mucho más eficiente

Un sistema operacional de su elección

Obtenga el sistema operativo que elija

Por medio del VPS, usted puede ser completamente independiente del servidor central en lo que se refiere al sistema operativo. Los procedimientos de virtualización KVM hacen posible que las máquinas huésped se comuniquen directamente con el el hardware, sin que se requiera un nivel de virtualización por sí sola. De esta forma, si cuenta con el disco ISO correcto, podrá cargar un sistema operativo ejecutable en el servidor particular – desde la distribución de Linux poco conocida e llegando a la versión de Windows Server más nueva.
Un sistema operacional de su elección
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL